viernes, 30 de diciembre de 2005

Muerte en Teheran

En cierta ocasion, un persa rico y poderoso paseaba en el jardin con uno de sus criados, compungido éste porque acababa de encontrarse con la Muerte, quien le había amenazado.
Suplicaba a su amo para que le diera el caballo mas veloz, y así poder apresurarse y poder a Teheran aquella misma tarde. El amo accedió y el sirviente se alejó al galope. Al regresar a su casa el amo también se encontró a la Muerte y le preguntó: ¿Porque has asustado y aterrorizado a mi criado?, y ésta respondió: Yo no le he amenazado, solo mostré mi sorpresa al verle aquí cuando en mis planes estaba encontrarle esta noche en Teherán, contestó la Muerte.

4 comentarios:

Chaco dijo...

Todos somos "juguetes del destino", por lo que no me parece que tengamos que hacernos mucho drama al respecto...

Nico dijo...

Si vale la pena LOCOOOOOOOO
o sea que mi destino es el que vivo ahroa mismo??? JAMAS!!!
Estoy forjando mi destino a cada paso y sino que venga y me demuestre lo contrario!!!!

Chaco dijo...

Forjando tu destino???? Que, sos herrero ahora??!! Andaaaaaa.... (Faltan acordes de violines para esta ocasion, victima!!!!!!!!!!!!

PD: (Escribo esto a las 5:36 am, despues de un tsunami de budweiser)

Nico dijo...

Siempre la misma profundidad...