lunes, 6 de febrero de 2006

Ayer...

Sentí de la manera mas pura, el sentimiento del Odio.
Invadió todo mi cuerpo desde mis ojos se exparció por mis venas hasta mi corazón donde se detuvo el tiempo suficiente para tomar fuerza y salir por mi aorta y contaminar todo mi cuerpo. Con cada latido sentí mas y mas fuerte el odio sobre mí, a través de mí, en mí, siendo parte de mi persona y de mi espíritu. Ayer pude haber matado a alguien pero no tuve el valor.
Pero ahora sé el sabor del odio. Y no me gustó.

2 comentarios:

neurotica dijo...

que fue lo que paso?

Gab dijo...

?